Follow by Email

domingo, 2 de septiembre de 2012

La Medicina en Al Andalus

INTRODUCCIÓN


 La medicina en el mundo islámico, y por consiguiente el andalusí, alcanzó un nivel de altísima cotas; por el contrario en el mundo cristiano se encuentra estancada, prisionera de los monasterios y la religión. Para el cristiano occidental sólo el alma y sus enfermedades interesan - cuantas cosas se perdieron por el extremismo religioso -

 La medicina árabe-islámica, y por ende la andalusí, pertenece al saber médico clásico. Se trata de la conjunción de una ciencia y un arte.

 La medicina fue, de todas las disciplinas practicadas en esa época, la más interconfesional, también entre los médicos donde se pueden encontrar las actitudes más "filosóficas y materialistas". La medicina fue sin duda una de las moradas preferidas de la racionalidad -de la que la Edad Media no andaba sobrada precisamente-.

 La medicina andalusí fue admirada por los hispanocristianos, reconociendo en ella una superioridad manifiesta sobre la existente en sus propios reinos; muchos reyes y magnates cristianos fueron a Al Andalus a curar sus dolencias, por ejemplo Sancho el Craso.

Alfonso X conversando con médicos árabes

 Muchas serían las bondades que podrían enumerarse de la medicina andalusí, por ejemplo, el elevado nivel que alcanzó la botánica, la farmacología y la investigación médica. Fue en Al Andalus donde se dignificó la práctica quirúrgica gracias a personajes como Abul Qasim al-Zahrawi o a Muhammad al-Safra, que alcanzaron las más altas cotas en especialidades como la oftalmología y la epidemiología.

 LITERATURA MÉDICA

Traducciones

 Desde los primeros tiempos del Islam varios califas sintieron atracción por la recuperación de la cultura clásica, predominantemente la helénica, solicitando, unas veces como botín de guerra y otras como obsequio, libros de las más diversas materias. Es en línea con esta tradición como se empiezan a relizar en Al Andalus traducciones de textos clásicos.

 El basileus bizantino Constantino VII Porfirogeneta envió como regalo a Abd al-Rahmán II un ejemplar de la Materia Médica de Dioscórides. Ante la imposibilidad de realizar una traducción correcta, el emir cordobés solicitó que le fuera enviado un traductor; el emperador bizantino le envió al monje Nicolás,éste junto a un grupo de botánicos y médicos cordobeses, entre los que se encontraban Hasdai ibn Shaprut, Ibn Yulyul y Muhammad ibn al-Kattani realizaron la primera traducción realizada sobre temas médicos.

Representación de la Mandrágora. Traducción de la Materia Médica

 Tras esta primera traducción se crea una escuela de traducción en Córdoba, ésta institución será pionera en la especial dedicación de los andalusíes hacia el tema de la botánica, la farmacología y la medicina.

Tratados médicos andalusíes

 Los médicos andalusíes no se limitaron exclusivamente a estudiar a los clásicos, también fueron prolijos a la hora de redactar sus propios compendios médicos tratando los más diversos temas. En muchas ocasiones fueron verdaderos maestros que sirvieron de guía a generaciones de médicos en los siglos posteriores al fin de Al Andalus.

 Posiblemente el primer tratado médico andalusí es el de Abu Maewan Abd al-Malik ibn Habib (Huetor de Vega h. 790 -Córdoba 853), fue autor del Kitab al-Arab (Libro de la Medicina de los árabes). La obra se divide en dos partes: en la primera refleja lo que se da en llamar "medicina del Profeta", compendio de la medicina tradicional árabe -con mucho de empirismo y algo de racionalidad-; la segunda parte está dedicada a la mención de medicamentes simples a la vez que propone una terapéutica basada en los principios de Galeno. Según Fernando Girón [1], es la primera vez que se escribe el Al Andalus sobre medicina científica. Otro de los pioneros de la literatura médica andalusí fue Abd al-Malak ben Habur (m. 987 Córdoba)

 Será en el siglo X cuando aparecerán los primeros grandes maestros de la medicina andalusí. El primero que hay que citar es Abul Qasim al-Zahrawi (Abulcasis) (Medina Azahara h. 936 -Córdoba 1013), su gran obra es el Kitab al-tasrif li-man ayiza al-taalif (Libro que permite actuar a quién quiere prescindir de otras compilaciones). La obra tiene objetivos pedagógicos, así lo demuestra el propio título y la introducción del mismo en la que aparece dedicado a sus estudiantes.

Instrumentos quirúrgicos en el Tasrif

 El Tasrif es la obra de un médico y cirujano. En sus treinta libros pasa revista a la medicina clínica y general, estudia la naturaleza del hombre y su temperamento; anatomía, patología -analiza más de trescientas enfermedades, siendo uno de los primeros en la descripción de la hemofilia-; también se ocupa de higiene y dieta; aporta el primer tratamiento independiente de cosmética escrito en al-Andalus y, sobre todo, es un grandísimo tratado de cirugía.

 Uno de sus discípulos, Ibn Wafid (Córdoba, h. 1007) escribió varias obras médicas, prestando especial atención al régimen dietético y a la farmacología.

 En los siglos XI y XII, al-Andalus fue la patria de una gran familia de médicos, los Banú Zhur, de ésta familia sobresalió con luz propia Abu Marwan Abd al-Malik ben Zhur (Avenzoar) (Sevilla 1090-1162). Avenzoar, hijo y nieto de médicos, y padre y abuelo de médicos, tiene una especial peculiaridad, al contrario de los grandes sabios que cultivan las más variadas artes y ciencias; Avenzoar se dedicó exclusivamente a la medicina.

Avenzoar

 Entre sus numerosas obras destaca el Kitab al-Taysir fi-l-mudawa wa l-tadbir (Libro de la simplificación de la terapéutica y la dieta). En esta obra, escrita a instancias del califa Abd al-Mumin, aparece, por primera vez, el absceso de pericardio y su tratamiento. Se muestra en su obra partidario de la cirugía y la preparación de las medicinas -posiblemente sea una primera separación de funciones entre la medicina, la cirugía, y la farmacia.

 Avenzoar está considerado como el mayor de los clínicos andalusíes, un Rhazes andaluz. Averroes le consideraba el mejor médico de la historia después de Galeno.

 Un coetáneo, y amigo según algunas fuentes, de Avenzoar, fu Abu Walid Muhammad ben Ahmad ben Rush (Averrores) (Córdoba 1126 - Marrakech 1198)

Estatua de Averroes en Córdoba

 El gran erudito Averroes, cadí de Córdoba y Sevilla, alumno del médico extremeño Abu Yafar Harum, de Trujillo, escribió, en el campo de la medicina el Kitab al-Kullyyat fi l-tibb (Libro de las generalidades sobre la Medicina), en esta obra, dividida en siete partes, Averroes trata los más diversos temas médicos, abarcando desde la anatomía a la terapéutica.

 No solo fueron musulmanes los que destacaron en la teoría y la práctica médica en las tierras de al-Andalus. Otro de los pueblos que habitaban la Península Ibérica también gozaban de una reputada tradición médica; me estoy refiriendo al pueblo hebreo. De entre los judíos cabe mencionar a Musa ben Maymum (Maimónides) (Córdoba 1135 - Fustat 1204), más conocido por su obra filosófica, como algún otro de los mencionados. El que fuera médico de los ayubíes, tras su obligado exilio, nos legó diversas obras médicas como son los Aforismos médicos.

Estatua de Maimónides. Córdoba

 Sería interminable la lista de los autores médicos andalusíes, y no es objetivo de este trabajo circunscribirse a la literatura médica; pero no quiero terminar este apartado sin mencionar a Abu Bakr Muhammad (1110-1198), hijo de Avenzoar, que escribió un comentario del poema de Avicena sobre la medicina; o el granadino Al Luachy (siglo XIII) autor de La llave para la salud del cuerpo y del alma, obra dividida en siete partes: de los órganos, de la salud, de las enfermedades, de los alimentos, de los medicamentos, de la higiene, y de la terapéutica.

Tratados de cirugía

 Amén de las obras que se podrían denominar enciclopédicas sobre medicina general, también se escribieron numerosas obras especializadas en las distintas ramas de la medicina.

 En cirugía Abulcasis proporcionó el primer, y principal, manual que se realizó sobre la medicina quirúrgica. La cirugía del Tasrif contenía, por un lado, conocimientos de la Antigüedad, inspirados en Paulo de Egina, y por otro, innovaciones propias de Abulcasis o importadas del Oriente islámico.

 En el Kitab al-Tasrif  la parte quirúrgica se divide en dos: la primera se dedica al uso del cauterio [2], la segunda habla de las ablaciones, las luxaciones y las fracturas. En el texto aparecen doscientos instrumentos qirúrgicos, muchos de ellos diseñados por el propio autor.

 En el Tasrif hay cincuenta y seis capítulos dedicados a la cauterización, noventa y nueve a la oftalmología y las enfermedades quirúrgicas; de la oculística hay que destacar la descripción de las operaciones de cataratas, incluso las blandas -por succión-, la dedica especial atención a la cirugía vascular y a la extracción y curación de las heridas de flecha, etc.


 A pesar de todo la cirugía, en gran parte por las prevenciones del Islam al respecto, no florecía por esos tiempos en al-Andalus; significativa es la exposición que hace el propio Abulcasis en sus obras:

«La cirugía no florece en nuestra tierra y en ésta época, de tal manera que dicho saber está a punto de desaparecer, casi sin dejar huella. Quedan algunos restos de la misma en los libros de los antiguos, pero son tantas las adulteraciones, llevadas a cabo por las manos de los copistas y tantos y tan graves los errores, que su significado se ha vuelto oscuro y su comprensión imposible»

[1] Historia de la Ciencia y de la Técnica, vol. 8 (Occidente Islámico medieval)
[2] se trata de calentar un instrumento médico y aplicarlo sobre el lugar del cuerpo apropiado.

(CONTINUARÁ)







1 comentario:

  1. Magnífico artículo. Ofrece una panorámica general de a medicina árabe.
    Gracias por tu generosa contribución

    ResponderEliminar