Follow by Email

domingo, 9 de septiembre de 2012

LA MEDICINA EN AL ANDALUS ( y IV)

TRATAMIENTOS - TERAPÉUTICA

 En los tiempos inmediatamente posteriores a la conquista musulmana de Hispania, la medicina continuó estando en manos de los médicos cristianos y judíos. No hubo en estos primeros momentos llagada de médicos musulmanes, a lo más algunos curanderos y sanadores.

 Estos "médicos" musulmanes llegados a la Península con las primeras oleadas utilizaban unos recursos curativos mezcla de alquimia, magia, cábalas, etc. Pronto hubo una reacción contra estas prácticas curativas, por otro lado inútiles. La nueva etapa que se inicia, basada en el estudio y en la práctica científica, imprimirá a la terapéutica andalusí un carácter propio. La dietética, la medicina preventiva y la farmacología alcanzaron un desarrollo más que notable.

 La prevención terapéutica utilizada en al-Andalus, como en todo el universo islámico, es, como apunta Fernando Girón [1], una salud para ricos. Se hacen recomendaciones de donde vivir -lugares con aire sano-, sobre la vestimenta -algodón y pieles para invierno, primavera y otoño, lino para el verano-, sobre el sueño, se recomienda el ejercicio físico y, sobre todo, se hacen múltiples indicaciones sobre la alimentación y la bebida, recordemos las palabras del Profeta: "El estómago es la cámara del mal, y la dieta el principio del tratamiento". Veamos algunos de los consejos preventivos que nos legaron algunos de los mas grandes médicos andalusíes, se observará en ellos la especial atención a la dieta alimentaria:

Masaje terapéutico


 Maimónides: "La conservación de la salud se basa en dos normas que son no comer mucho y no dejar de hacer ejercicio", "la ventaja de beber vino son numerosas cuando se toma debidamente conserva la salud, y cura muchas enfermedades, sin embargo la borrachera es dañina para las personas", "El ejercicio expulsa los residuos nocivos, aunque estos procedan de alimentos de buena calidad y en adecuada cantidad"

Averroes: "El uso de la comida de acuerdo con las normas de medicina, previene la enfermedad".

Médicos andalusíes en un banquete


Ibn al-Baytar: "El agua pura mejora la excelencia del cuerpo humano, facilita sus movimientos y va bien para las vísceras y la cabeza"

El interés y desarrollo alcanzado por la terapéutica se demuestra en la cantidad de tratados que se escribieron al respecto, como botón de muestra cabe citar a Ibn al-Baytar al-Malaqui, "Kitab al-yami li-mufradat al-adwiya wa-l-agdiya", Maimónides, "Tadbir al-sihha" (Régimen de salud) y, quizás el mejor de todos en cuanto a la prevención de las enfermedades, el "Kitab al-wusul l-hifz al-sihha" (Libro del cuidado de la salud según las estaciones del año) del murciano Ibn al-Jatib.

Farmacología

Boticario musulmán

 La farmacología árabe tiene sus antecedentes en la "Materia médica" de Dioscórides, pero también tiene raíces iraníes e indias. Con el tiempo la farmacología en el mundo árabe se convirtió en una profesión respetada, separada de la medicina. El al-Andalus los primeros pasos importantes, dentro de la terapéutica farmacológica se dan en tiempos de Abd al-Rahmán II, de la mano de Hamdis ibn Abban, y el cristiano Yawad.

Boticario estudiando fórmulas

 Los médicos andalusíes preferían siempre los medicamentos simples a los compuestos. Dentro de los simples los alimenticios a los farmacológicos; y cuando no había más remedio que acudir a los compuestos elegían siempre los que lo eran en menor grado.

 Al-Andalus dio, como no podía ser de otra forma, grandes farmacólogos: Ibn Llana (m. Zaragoza, 1040), Ibn Wafid (m. Toledo, 1075), el almeriense al-Rumayli (siglos XI), Obn al-Bagunis (m. Toledo, 1052),al-Bakri (m. 1094), el judío Ibn Baklaris (siglos XI-XII), y, sobre todo, el malagueño Ibn al-Baytar (M´laga 1197, Damasco 1248) que es, sin duda, el máximo exponente de la farmacología en el mundo islámico.

Cirugía

 No gozaba de demasiado prestigio en el mundo islámico. En un principio su práctica quedó en manos de artesanos que, de modo empírico, basándose sólo en su propia experiencia, intentaron resolver, las más de las veces desafortunadamente, los problemas de los pacientes que requerían intervención quirúrgica.

 Este estado de cosas cambió en al-Andalus gracias a dos magníficos cirujanos andalusíes, el cordobés Abulcasis y el levantino Muhammad al-.Safra

Cirujano practicando una trepanación

 Un personaje, por el que debo reconocer siento especial debilidad, merece una especial atención, éste no es otro que Abul Qasim (Abulcasis) (Medina Azahara 936, h. 1013). Abulcasis fue el que dio a la cirugía autentico derecho de ciudadanía. A él se debe que, un arte considerado hasta entonces despreciable y propio de barberos y buscavidas, fuera elevado a la categoría de profesión respetable.

Tratado de cirugía de Abulcasis

 No obstante el propio Abulcasis no era partidario de acudir a la cirugía sino cuando los demás remedios hubieran fracasado: "Nunca se debe acudir a la cirugía, hasta que se compruebe que son impotentes los remedios usuales. En ninguna circunstancia se harán operaciones desesperadas, ya que la cirugía no es admisible más que cuando el estado del enfermo permita posibilidades de éxito. Si el médico no ha determinado su verdadera causa; si guarda duda en su conciencia, es un crimen intentar operaciones que pueden poner en peligro la vida o la salud de un semejante"

 Abulcasis describió la litotomía, amputaciones, operaciones de fístula, hernia, trepanaciones, etc., aconsejó el uso del catéter de plata en lugar del de bronce, el empleo de distintos tipos de sutura que merece la pena repasar: " Algunos médicos de la secta empírica [seguramente se refiere el hindú Susruta] han referido el siguiente procedimiento para tratar heridas intestinales poco extensas: se cogen hormigas de cabeza grande se unen los bordes de la herida y se aplica una hormiga que tenga la boca abierta sobre los dos labios de la misma, cuando haya cerrado la boca, aproximando las mandíbulas, se le corta la cabeza que queda clava uniendo la herida (...) También pueden suturarse los intestinos con hilos finos que se sacan de los intestinos de los animales(...) Los dos métodos de sutura, están aún en el estadio experimental"

 Otra de las muchas aportaciones de Abulcasis a la cirugía medieval fue el diseño de múltiples instrumentos quirúrgicos, como por ejemplo, un espéculo vaginal y un fórceps obstétrico -anticipándose a Chamberlain-, también él es la más temprana referencia al catgut. Abulcasis nos habla de un vendaje sólido y duro, hecho con telas y tierra mojada en el que, una vez seco, se abren ventanas para curar las úlceras consecutivas a la cauterización, no es, ni más ni menos, que la escayola actual.

 El tratamiento de las fracturas preocupaba enormemente a los médicos andalusíes; así, al-Zahrawi y al-Safra se lamentan del gran número de algebristas [2] que se decidan a practicar este arte sin haber recibido la adecuada instrucción de manos de algún maestro o sin haber estudiado ningún libro, al-Safra incluso insta a las autoridades a prohibir ejercer esta profesión a todos los algebristas que no están instruidos: "He podido comprobar como el número de algebristas es abundantísimo, pero no he visto a ninguno de ellos seguir el camino de la correcta técnica, salvo un cristiano de Valencia. También he conocido a quién se le acercaba por su talento y era semejante a él. Es cuanto al resto de los que se dedican a este arte, lo correcto sería prohibirles el ejercicio de su profesión legalmente"

 Otras muchas cosas aportaron los médicos andalusíes a la cirugía, por ejemplo, la desinfección y la antisepsia -los médicos se lavaban las manos con agua en la que habían destilado azahar, mirto, rosas y claveles-, también utilizaron la anestesia desde los primeros tiempos del Islam -mandrágora, bany, cannabis, etc.-, que se aplicabapor medio de esponjas que se introducián en la boca del paciente y provocaba sopor.

Conclusiones

 Creo que se ha demostrado la importancia que tuvo la práctica médica en al-Andalus y la gran aportación que hicieron al avance de la medicina. En esto, como en otras muchas cosas, debemos estar orgullosos del legado que, desde tierras españolas, se hizo al avance de la medicina.

[1] Historia de la Ciencia y la Tecnología, vol. 8, p.19
[2] No confundir con ñas personas que se dedicaban al estudio del álgebra

NOTA: No expongo la bibliografía utilizada por ser esta muy extensa. Si alguien está interesado me lo puede comunicar y se la facilitaré.



2 comentarios:

  1. Una serie muy interesante José Luis, muchas gracias por tu trabajo que nos descubre todo el valor de la España andalusí en este tema. En la ciencia en general debieron ser muy importantes.
    Saludos.
    Mercedes

    ResponderEliminar
  2. podria poner algun libro de donde ha obtenido la informacion? muchas gracias

    ResponderEliminar